Uso de cartuchos recargables: ¿Qué beneficios puede tener para tu negocio?

Cartuchos recargables: ventajas para tu negocio

Los cartuchos recargables pueden ser una buena opción para ahorrar dinero en tu negocio. Especialmente, si tenemos en cuenta que un cartucho original no es precisamente barato.

Con los tiempos que corren cada céntimo cuenta. Y en muchos casos, el ahorro que nos pueden suponer los cartuchos recargables puede hacer que nuestra empresa llegue a final de mes con un poco más de beneficio de lo esperado.

En todas las oficinas del mundo hay un elemento que nunca puede faltar: las impresoras. Éstas son indispensables. Gracias a ellas, imprimimos documentos, imágenes, hacemos copias, escaneamos… etc. Se pueden hacer una larga lista de cosas con ellas. Sin embargo, éstas no serían nada sin el combustible necesario para su funcionamiento: la tinta para imprimir.

A continuación vamos a pasar a explicar en qué consisten los cartuchos recargables, cómo funcionan  y cuáles son los beneficios que pueden traer a tu negocio; y por supuesto: a tu bolsillo.

Los cartuchos recargables son una gran ventaja para tu oficina.

Para todas las personas que desconozcan el mercado de los consumibles es importante indicar que existen muchos tipos y marcas de toners y cartuchos. Siempre podrás elegir la que mejor te convenga: tinta original, de marca blanca, alternativo, tóners, tóners compatibles… etc. Con tanto nombre es normal que nos hagamos un lío a la hora de comprar. Este post está pensado para todos aquellos que no entienden mucho de consumibles, ¡os queremos echar una mano!

Cartuchos recargables: ¿cómo funcionan?

Los cartuchos recargables han sido fabricados especialmente para ser rellenados. No son cartuchos reciclados, sino que se rellenan por un orificio especial de recarga. Estos cartuchos vienen vacíos y están totalmente preparados para recargar con tinta compatible con el fin de ser reutilizados más veces.

¿Qué es lo primero que debemos tener en cuenta antes de recargar un cartucho de tinta? Al igual que con muchos otros productos del mercado de la informática y consumibles, lo primero que hay que tener en cuenta es la marca y el modelo del cartucho. No existen cartuchos recargables para todas las impresoras, en algunos casos éstos serán compatibles y en otros no. Incluso pueden dañar nuestra impresora, ¡mucho ojo con esto!

Por si no lo sabías, los cartuchos recargables tienen un chip que se encarga de avisar a la impresora cuando la tinta se ha terminado. La mayor parte de las impresoras no mide el nivel de tinta que queda, sino que a través del chip nuestra impresora calcula (según el número de impresiones realizadas) la tinta que puede quedar en el cartucho.

Seguro que más de una vez te ha saltado en el ordenador el aviso que pone: “la tinta se está agotando”, esto es porque el chip del que hablamos acaba de avisar a tu impresora, y ésta a su vez ha avisado al ordenador para que te lo indique. En muchos casos, la vida de este chip no es muy larga. Una vez haya cumplido su función es necesario sustituir el cartucho, ya que éste dejará de funcionar. Además, es muy sensible; por lo que hay que tener mucho cuidado con que el chip no se manche de tinta al hacer algún recambio.

¿Qué diferencia un cartucho recargable del resto?

En cuanto a diferencias físicas entre los cartuchos recargables y los demás, éstos generalmente tienen dos agujeros: uno para suministrar la tinta compatible, y otro para que entre el aire y permita que la tinta salga. En cuanto a la calidad de impresión, no hay gran diferencia con los demás cartuchos.

Por otro lado, a la hora de recargarlo hay que tener mucho cuidado con no manchar, procura hacerlo siempre en un sitio que sea fácil de limpiar. Sobre todo, procura no mancharte tú mismo, recuerda que la tinta no se quita fácilmente de la ropa.

¿Por qué emplear cartuchos recargables?

Una vez explicado qué son los cartuchos recargables y cómo funcionan vamos a contarte los motivos por los que rellenarlos puede resultar bueno para tu empresa:

1. Reduce sustancialmente los costes de impresión:

Si nuestro negocio se dedica a imprimir muchos documentos al día, los cartuchos recargables pueden ahorrarnos más de un 50% si lo comparamos con la compra de cartuchos originales. Se trata de uno de los métodos más económicos para reponer la tinta de tu impresora. No dudes en mirar la gran variedad de tinta que tenemos en nuestra web a tu disposición.

2. Calidad garantizada:

No se aprecian cambios significativos entre un documento impreso con tinta original y uno impreso con tinta recargable. No hay apenas diferencias entre originales, compatibles y rellenados. Si los cartuchos recargables tienen un rendimiento igual que los demás… ¿por qué no decantarnos por él? ¿No crees?

3. Impacto ambiental:

comprando cartuchos recargables aportamos nuestro granito de arena para la conservación del medio ambiente. Al rellenar cartuchos de impresora estamos ayudando a evitar que los cartuchos de tinta y tóner terminen en los basureros locales. Además, una buena empresa siempre se preocupará por reciclar y ayudar con problemas ambientales.

Ahora que ya eres un experto en cartuchos recargables… ¿sigues pensando que no son una buena opción para tu empresa? Nos gustaría saber si te han parecido convincentes los puntos expuestos en este post, ¿añadirías alguno más a la lista?