Conectarse a redes wifi públicas con seguridad

Conectarse a redes wifi públicas con seguridad

Cada vez utilizamos con más frecuencia las redes públicas. Su presencia se ha hecho constante en hoteles, aeropuertos y otros espacios públicos de las grandes ciudades a lo largo de los últimos años. Además de ser gratuitas, son muy útiles, sobre todo cuando llegan las vacaciones de verano. Gracias a ellas podemos consultar el horario del próximo tren, buscar alojamiento o simplemente conectarnos con nuestros amigos y familiares. Muchas de estas redes tienen su propia clave de acceso, como ocurre en las cafeterías o en las bibliotecas públicas, pero hay otras a las que se puede acceder sin ningún requisito previo. Cabe preguntarse entonces si estamos utilizando una conexión segura o si, por el contrario, estamos poniendo en peligro nuestra privacidad. Hay que tener en cuenta que una vez conectado, toda la información será pública a otros usuarios, de modo que cualquier persona podrá acceder a nuestra cuenta de correo o a cualquier trámite que realicemos desde nuestro ordenador, una transferencia bancaria, por ejemplo.
Por eso, es conveniente tomar ciertas medidas de precaución y saber a qué tipo de redes nos estamos conectando. El wifi público tiene grandes ventajas, nos permite seguir con nuestras rutinas virtuales, mandar fotos o cualquier recuerdo de nuestro viaje, incluso resolver algún problema doméstico o laboral, pero tenemos que ser conscientes de que su utilización puede entrañar ciertos riesgos.

Cómo conectarse a una wifi pública

Conectarse a una wifi pública es sencillo. Si utilizamos Windows solo tendremos que seguir los siguientes pasos:

1) En primer lugar tendremos que localizar el icono de conexión de redes. Se halla en la parte inferior derecha de la barra de tareas, junto al reloj del sistema y los programas residentes. Si no lo localizamos, debemos dirigirnos al icono en forma de flecha que nos mostrará el acceso a los iconos ocultos.

2) Una vez que accedamos, veremos una lista con las redes disponibles, las que entran en la zona de cobertura de nuestro ordenador. A su lado, observaremos un indicador que señala la intensidad de la señal. Cuanto mayor sea, más fiable y rápida será la conexión.

3) Cada una de ellas se identifica con un nombre, el SSID, de tal modo que solo tendremos que localizar la wifi pública a la que deseamos conectarnos. Seleccionamos y pulsamos el botón correspondiente.

4) Ya hemos mencionado que hay redes a las que se puede acceder sin ningún requisito. Pero hay otras que están protegidas con una clave. Estas son más seguras. En este caso, tendremos que acudir al encargado de la cafetería o responsable del lugar donde nos encontremos e introducir el código correspondiente.

Soluciones fáciles para que no te roben tus datos (2)

Cómo conectarse con seguridad a una red pública

Es cierto que las redes que necesitan una clave de acceso son más seguras, pero no hay que olvidar que estas tan solo limitan el número de usuarios conectados. El hecho de que se reduzcan los riesgos no significa que no existan. Por ese razón es conveniente tomar unas medidas elementales de seguridad. Esto nos permitirá disfrutar de una navegación segura.

1) En primer lugar es necesario tener instalado y en funcionamiento el cortafuegos. El cortafuegos es un sistema que previene el uso no autorizado de usuarios indeseados, es decir, protege nuestro ordenador de supuestos ataques. En la actualidad, la mayoría de los sistemas operativos permiten escoger entre distintas alternativas cuando nos conectamos a una wifi pública. A este respecto, conviene subrayar que el cortafuegos no aniquila los virus, para ello es necesario tener instalado un buen antivirus.

2) Los antivirus son unos programas que ayudan a proteger a nuestro equipo de troyanos, worms y otros virus, el llamado software malintencionado, que alteran su funcionamiento. Esto se traduce en pérdida de rendimiento, alteración de datos o borrado de la información. Pueden llegar incluso a afectar al sistema operativo. Por eso es necesario tenerlos permanentemente actualizados y realizar un análisis periódico para verificar que el ordenador funciona correctamente.

3) Pese a que los antivirus detectan y bloquean cualquier peligro, es muy importante estar atento a los agujeros de seguridad que se producen en nuestro equipo. Estamos hablando de los parches informáticos. Es conveniente, pues, tenerlo siempre actualizado. Estos son gratuitos y los podemos descargar desde la web del fabricante. También podemos fijar la periodicidad y realizarlo automáticamente para mayor comodidad.

4) Cuando nos conectemos a una wifi pública hemos de evitar en la medida de lo posible realizar trámites en los que figuren nuestros datos personales. Nos referimos a transferencias bancarias, compras online o cualquier otro. Esta medida, tal vez, pueda parecer exagerada, pero es preferible realizar estas formalidades desde una red segura y ahorrarnos posibles disgustos.

5) Otra medida de precaución que debemos tomar se refiere al sistema wifi. Cuando nos encontremos de viaje y tengamos la necesidad de conectarnos en un lugar público, es aconsejable deshabilitar nuestra red o redes de confianza. Existe la posibilidad de que un software malicioso pueda suplantar cualquiera de las que figuren en nuestra lista y realicemos la conexión automática sin advertir el peligro.

6) Una vez nos hayamos conectado, es importante que utilicemos el protocolo HTTP. Este protocolo garantiza que la información de la página no sea interceptada por otros usuarios. Cuando nos adentremos en una web que no utilice el HTTP, aparecerá en la barra de tareas de nuestro ordenador el símbolo del candado para advertirnos de que la navegación no es segura. Una alternativa es crearse otra identidad digital, es decir una nueva cuenta de correo o un nuevo nombre de usuario para las redes sociales.

7) Otro de los aspectos a tener en cuenta para realizar una conexión segura desde una wifi pública es el que atañe a la sincronización. La mayor parte de los ordenadores realizan tareas automáticas, como la descarga del correo o ajustes en el calendario, por ejemplo. Por eso, es recomendable deshabilitar esta opción mientras navegamos por la red.