Características de las impresoras láser

Características de las impresoras láser

El mundo actual de las impresoras viene marcado por la siempre incesante batalla entre impresoras de inyección de tinta e impresoras láser —salvando, por supuesto, las obsoletas impresoras matriciales y las más específicas como las de tela—. Cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes a la hora de ser usadas, pero si nos hemos de decantar por unas u otras hemos de conocer su manera de funcionar, sus características y sus particularidades para saber cuál nos conviene más y se adapta mejor a nuestra forma de trabajar.

Hoy nos centraremos en las características de las hermanas pequeñas (por llevar menos tiempo en el mercado, no por funcionalidad) en el mundo de la impresión: las impresoras láser. Y por ejemplo aprenderemos ¿Qué es el tóner de una impresora?.

Funcionamiento

Las impresoras láser realizan la impresión gracias a —como su propio nombre indica— el uso de un láser. ¿Es entonces el láser el que “imprime” la hoja? No exactamente. Más bien todo lo contrario. El láser indica donde no se va a realizar la impresión. Veamos el proceso desde el principio.

En primer lugar la impresora recibe el texto o imagen desde el ordenador, teléfono móvil o dispositivo que sea y la guarda en una memoria interna (o buffer) de donde irá obteniendo la información según la vaya necesitando. Una vez la impresora dispone de esta información se carga un cilindro o tambor fotoconductor con electricidad estática. Esta estática será la encargada de atraer posteriormente la “tinta” con la que se realizarán las impresiones.

Es en este momento cuando entra en juego el láser que les da nombre. Un haz irá incidiendo en el tambor fotoconductor en aquellos lugares que no habrán de ser pigmentados. El láser desionizará las zonas donde no habrá tinta, de tal manera que ya no existirá carga eléctrica que atraiga a la “tinta”. Y decimos “tinta” con comillas, ya que en realidad el pigmento utilizado en las impresiones láser es en realidad un polvillo cargado electromagnéticamente —con carga de sentido contrario a la que posee el cilindro— y que se guarda en el tóner de la impresora.

Una vez se han marcado con electricidad estática las zonas a imprimir, un rodillo comienza a pasar el papel por el tambor transfiriendo la carga electromagnética a este. Es en este momento cuando el polvo del tóner pasará a la hoja de papel, quedando fijado a la misma mediante calor y presión.

Velocidad

Todo el proceso descrito anteriormente puede, dependiendo de la máquina, durar tan solo un par de segundos o incluso menos. Y es que si en algún punto las impresoras láser ganan por goleada a sus compañeras de inyección de tinta es sin duda este: la velocidad de impresión de las láser no tiene punto de comparación con la de sus hermanas de tinta. La impresora láser más barata del mercado será capaz de imprimir muchas más páginas por minuto que la mejor y más cara de las impresoras inkjet.

Si la velocidad de impresión es una de las características fundamentales que estás buscando en una impresora no lo dudes: tu elección ha de ser una láser. Sobre todo para impresión en blanco y negro las láser ofrecen una velocidad impresionante junto a una calidad magnífica. Es por esto que —excepto para trabajos muy concretos— las impresoras láser son las reinas de las oficinas y despachos. Donde otras máquinas colapsarían el ritmo de trabajo debido a las largas esperas en las que incurrirían las impresoras láser son capaces de encolar y tramitar varios trabajos a la vez sin apenas esperas. Ideal para aquellos documentos que no pueden esperar o para evitar formar colas delante de la impresora.

Pero claro, todo esto ¿a qué precio?

Precio

¿Cuál es el precio de un tóner? Pues dependiendo del uso que se le vaya a dar a la impresora, puede que salga más rentable optar por una láser que por una de inyección. El desembolso inicial es bastante mayor en las láser, sobre todo si invertimos en una máquina grande de varios cajones para hojas o con multifunción fotocopiadora/escáner. Sin embargo, ante el uso anteriormente mencionado de grandes volúmenes de datos a imprimir, concurrencia y uso compartido la inversión inicial puede verse amortizada en un plazo récord. Si bien los tóneres son también más caros que sus contrapartidas en cartucho, su rentabilidad a la larga es también mucho mayor, de tal manera para un volumen similar de impresiones, para cuando en una inkjet ya hubiéramos cambiado de cartuchos varias veces a una impresora láser aún le quedaría suficiente carga en el tóner para continuar imprimiendo a buen ritmo una larga temporada.

Por tanto, y como en el caso de la velocidad, si una de tus necesidades es la de imprimir una gran cantidad de hojas a buen precio a la larga una impresora láser verá recompensado con creces el dinero inicial invertido en su compra.

Características físicas

Aunque se ha comentado brevemente su uso en el apartado de funcionamiento veremos a continuación de manera más detallada cada parte integrante de una impresora láser. Para centrarnos plenamente en estas obviaremos aquellos elementos comunes a todas las impresoras (como los alimentadores de hojas, el buffer de memoria, etc.).

El tambor en las impresoras láser

El tambor, también denominado drum, término que deriva de su acepción inglesa. Así, este elemento es el responsable de que nosotros encontremos en nuestra impresora mensajes como “fotoconductor”, “tambor de imágenes”, etc. Este elemento es fundamental para las impresoras láser puedes de él depende la recepción de la imagen, que es dibujada por el láser y transferida al papel a través del cual se consigue la impresión final.

bin-160460_640

En lo que respecta a su uso y vida útil, los tambores de una impresora láser tienen unas características particulares. Así, se encuentran recubiertos de propiedades fotoconductoras, por lo que el tambor a medida que se usa se desgasta y tiene una vida útil limitada, independientemente del uso que de él se dé y que está especificado por un número de páginas impresas concreto.

Tipos de tambor laser según fabricantes:

No obstante, en el mercado nos encontraremos con dos tipos de tambor, según el fabricante que sea la marca de nuestra impresora. De un lado se encuentran los tambores integrados en el cartucho del toner. Es el caso de las marcas Samsung, HP y Canon, entre otras. Este tambor se caracteriza porque cada cambio de cartucho supone un cambio automático del tambor en gran parte de sus impresoras ya que siempre hay alguna excepcion como podemos ver en:

Tambores para impresoras laser hp, las samsung que he puesto el enlace a los tambores en el párrafo anterior. Y algunas impresoras que usan tambor Canon, no es lo normal en estos tres fabricantes, pero sobre todo para impresoras de muchas copias si que va separado.

Así, el tambor en este caso se define por la cantidad de tóner que trae el cartucho en su interior, limitando la vida útil del mismo. Del otro lado se sitúan los tambores independientes del cartucho de tóner.

Estos se pueden encontrar en fabricantes como Brother, Lexmark o la marca OKI y se caracterizan por ser un consumible que no forma parte del cartucho de toner. Así, se cambia y se vende por separado. De hecho, las marcas de fabricantes aconsejan cambiar el tambor de la impresora cada cierto tiempo, que normalmente coincide con un número de cambios determinado en lo que al cartucho se refiere.

En este sentido, también es importante que como usuarios tengamos en cuenta algunos consejos en lo que respecta al uso del tambor en las impresoras láser. Con respecto a aquellas que utilizan tambores independientes, se debe cuidar, durante el cambio del tambor, la no exposición de este a la luz durante un tiempo prolongado. Finalmente, al comprar la impresora también debemos percatarnos de que debemos comprar los tambores por separado, un detalle que se suele pasar por alto pero que aumenta considerablemente el precio de la misma.

Unidad láser

Dentro de esta unidad encontraremos una serie de elementos calibrados con precisión de relojero, por lo que habrá que tener mucho cuidado si hemos de manipularlo en algún momento. Lo mejor es no hacerlo nunca o, en caso de ser absolutamente necesario, dejarlo en manos de profesionales.

El elemento definitorio de esta unidad es un diodo que emite el haz láser que incidirá posteriormente en el tambor. Junto a él se encuentra un escáner motor que contiene una serie de espejos de varias caras encargados de enviar el láser a los puntos necesarios del tambor. Dentro de la unidad también podremos encontrar una lentecuyo cometido consiste en enfocar el haz láser. Asimismo encontraremos también un pequeño detector del láser (llamado comúnmente bin detect) que indicará a la máquina si el láser se encuentra funcionando correctamente o no.

El tóner

El tóner —tanto si se encuentra separado del tambor como formando parte integral de él— se verá formado por una serie de componentes con diversas funcionalidades.

En primer lugar tenemos el propio recipiente del tóner, donde se almacena el polvo que hace las veces de tinta. También existe una cuchilla dosificadora de polvo (comúnmente denominada doctor blade) que se encarga de que no se supere una cantidad máxima de polvo para cada impresión. El polvo pasa entonces al rodillo magnético que lo distribuirá. El polvo de tóner sobrante se recogerá en otro recipiente destinado a tal efecto gracias a otra cuchilla llamada “limpiadora”. Esta cuchilla es la principal causante del desgaste en los tóneres, ya que “raspa” el sobrante para que la siguiente impresión aparezca sin manchas.

El tóner de una fotocopiadora es el mismo que el de una impresora láser, puesto que no deja de ser la fotocopiadora, una impresora a lo grande…

Unidad de fusión

La función de esta unidad consiste en lograr que el polvo del tóner que ha pasado a la hoja gracias a la acción conjunta del tambor y la unidad láser (ya se encuentre el tóner formando un todo con el tambor o estando separado de este) quede fijado a la misma.

Esta unidad —que también suele recibir el nombre de fusor— consta habitualmente de dos rodillos por los que pasará la hoja de papel: uno para la aplicación de calor y otro para la aplicación de presión. El rodillo para la aplicación de calor puede ser calentado de dos maneras: mediante una o dos lámparas (que tienen un cierto retraso hasta que adquieren suficiente temperatura) o a través de una pieza cerámica que alcanza la temperatura óptima de forma instantánea. En este último caso se separa el papel del rodillo mediante un recubrimiento aislante para evitar que el papel se pueda quemar. Por supuesto, también existen detectores que avisan —y detienen la máquina— en caso de que la temperatura supere un límite de seguridad.

Estas son todas las características de nuestras queridas impresoras láser. Seguro que a partir de ahora no tendrás ninguna duda de sus capacidades y particularidades para que a la hora de decidirte por una escojas la que mejor se adapta a tus necesidades.

 

Cómo cambiar un toner y tambor Brother de impresora

 

 

Puede que también te interese:

¿Qué tipo de impresora es la mejor para una oficina?

 

El tóner: qué es y cómo funciona

Características de las impresoras láser
5 (100%) 7 votes

Be the first to comment on "Características de las impresoras láser"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*