Tintas de impresora

Las impresoras son básicas para una oficina y un hogar donde tengamos estudiantes y trabajos que lo requieran. Sin embargo, las tintas son un tema delicado, no todo el mundo tiene el conocimiento de saber qué tipo de tinta tiene su impresora, pues cada modelo, marca, trae cartuchos con tintas distintas.

Las impresoras son objetos que funcionan a través de mecanismos complejos, siendo la tinta uno de sus componentes principales. Sin embargo, conocemos realmente poco sobre este elemento. Una carencia que pretendemos subsanar en el siguiente texto, adentrándonos en su tipología y cualidades particulares. Aunque existe muchos tipos de tinta no todas pueden ser usaras para las impresoras.

Existen varios tipos de tintas en el mercado.

En las impresoras, la tinta que se utilice tiene que ser la indicada. De lo contrario puede causar daños en la impresora y traer como consecuencia que la calidad de la impresión no sea la más óptima. Estos aparatos, que nos facilitan tanto la vida, vienen diseñados para trabajar con un tipo de tinta que está indicado siempre en la parte de afuera de su caja y en sus detalles.
Hablemos de los tipos de tinta para impresoras: la vida útil, la calidad de impresiones, entre otros factores que hay que tomar en cuenta a la hora de comprar una impresora son los que definen el tipo de tinta que necesitan.

Lo positivo del desarrollo de la tecnología en impresoras, es que últimamente los fabricantes conocen las necesidades de los clientes y se han dedicado a sacar al mercado impresoras que no solo necesiten un tipo de tinta, sino que funcionen con varias de ellas.
No se puede decir que un tipo de tinta es el ideal para tu impresora, pues dependiendo de las necesidades que quieras cubrir podrás escoger tanto a la impresora como la tinta que debes usar. Todo lo mencionado debe ser tomado en cuenta para que sepamos cuál tinta debe ser la ideal para nuestra casa o la empresa.

 

Qué tipos de tinta para impresora hay según secado.

Nos encontramos las tintas en distintos estados.

Cada vez se fabrican con mayor frecuencia nuevos tipos de tinta, en este articulo nos vamos a centrar en los principales tipos de tintas existen para impresoras ya que pueden variar mucho según sean realizadas a través de distintas composiciones químicas. Ello es resultado de los objetivos y propósitos de fabricantes de tintas para impresoras, bien de marcas oficiales, bien de cartuchos reciclables, los cuales buscan que la tinta pueda imprimirse a través del mayor número de dispositivos posibles. Se pueden clasificar según su secado en dos tipos:

Tintas de secado lento

En primer lugar se encuentra la tinta penetrante de secado lento, también llamadas a base de pigmento. En este caso se trata de un líquido que es utilizado fundamentalmente para impresoras monocromáticas, especialmente aquellas que únicamente utilizan el color negro. Ello se debe al espacio de tiempo que utilizan, por lo que es preferible que sólo se lleven a cabo impresiones a un solo color. La gran cualidad de esta tinta es su durabilidad y estabilidad en el tiempo, dependiendo del papel usado se dice, puesto que no está comprobado que pudiera estar estable el color casi hasta los 100 años. Esta durabilidad yace en que están hechos con una base neutra y partículas de los pigmentos de color. Se tiene que tener en cuenta que al estar las partículas de color suspendidas en una base acuosa para poder inyectarlas, es muy importante que se deje secar bien la hoja, puesto que su durabilidad empezaría a contar a partir de que la parte acuosa se ha secado y la partícula ha quedado bien adherida al papel. Al ser partículas no orgánicas no reaccionan fácilmente con el ambiente y de esta manera evitan en grandes dosis que la humedad y la luz les afecte nefastamente. El problema de este tipo de tintas líquidas es que su composición genera tintas poco vivas de color, es decir son muy matizadas, esto genera una sensación a la vista de poca calidad, cuando debiera ser al contrario.

Tintas de secado rápido

El segundo gran grupo de tintas son las de secado rápido.  Este tipo de tintas fue en algún tiempo las únicas tintas que existian en el mercado para las impresoras de inyección. Estas tintas son las llamadas a base de colorante. En este caso hablamos de tintas que se usan en impresoras a color, pues estos dispositivos intercalan y mezclan los distintos colores, motivo por el que deben secarse las mezclas rápidamente para evitar la distorsión. Tiene dos grandes características que la han hecho ganadora en todos los mercados de tintas líquidas. La primera es que los colores pueden ser muy vivos, consiguiendo gracias a la pequeña estructura molecular que tiene que la absorción de los colores en el papel sea a nuestra manera relativa de entender el tiempo, inmediata. La segunda gran característica que tiene, es que es fácil de mezclar con los otros colores para crear el infinito espectro de colores que nos dan los sistemas informáticos.

Este tipo de tinta es la más demandada en el mercado y utilizada por la mayoría de las impresoras, puesto que se trata de una solución que acusa el color y tiene pocos pigmentos. Sin embargo, también son dispositivos que presentan hándicaps, como perder color con facilidad, debido a que las partículas de tinta utilizables son solubles al agua, la humedad le afecta de manera importante, especialmente los tonos que derivan del amarillo. Básicamente este tipo de tinta reacciona con todo el ambiente, puesto que podemos también tener cambios de color por oxidación también. Así, si los documentos han sufrido exposición solar los colores se desvanecerán rápidamente.

Tinta fragmentada o goteo controlado

Realmente esto no es otro tipo de tinta aunque muchas veces se hable de ella como  si lo fuera. Hablamos de la misma tinta de secado lento pero inyectada de manera distinta.

La tecnología de tinta fragmentada se utiliza casi únicamente en el caso de que se trabaje con documentos profesionales, o en la industrias. Este líquido tiene una particularidad especial, como es la capacidad de resistencia, su mayor duración a lo largo del tiempo, y su mayor definición.

Ello es posible por su gran espesor. Asimismo, se trata de una tinta que puede obstruir con facilidad los inyectores de tinta de la impresora, motivo por el que se tiene que limpiar regularmente para evitar sobresaltos inesperados y poder disfrutar de la calidad de los colores con los que la tinta pigmentada imprime y su permanencia.

 

Los tipos de tintas son muchos ahora los vamos a clasificar por su composición

por eso mencionaremos los más relevantes y luego una conclusión de los que nos faltaron. Recuerden que con un buen cartucho y la tinta correcta tus impresiones y el equipo trabajarán perfectamente, A pesar de ello, en la actualidad podemos destacar tres grandes bloques de tinta para impresoras.

Tintas hechas con colorante:

esta es una de las tintas que más han utilizado las impresoras desde que salieron al mercado, pues este tipo de tinta nos brindan colores plasmados en el papel que serán brillantes. Lo positivo de esta tinta es que al momento de posarse sobre el papel, se secará inmediatamente y no permitirá que los colores se rieguen y se distorsione la imagen. Gracias a este tipo de tinta podemos imprimir imágenes con colores destacados, por las pequeñas moléculas de cada pigmento. Lo negativo de este tipo de tinta es que como es colorante, entonces son propensas a disolverse con el agua. En caso de imprimir con esta tinta se debe tener el conocimiento que con el tiempo se irá oscureciendo y no durarán mucho los colores, además que hay que mantenerlos alejado del agua. En caso que tengas la oportunidad de imprimir con este tipo de tinta y con otro, podrás darte cuenta que la impresión cambiará los colores sobre el papel, ya que la absorción de la tinta y por los colorantes hará que el tono sea cambiante.

 

 

Tintas hechas con pigmentos:

Esta es un poco más recomendable que las de colorante, ya que a pesar de que pueden ser un poco más costosas, también tienen una vida útil mucho más larga y te ofrecen un mayor tiempo de impresiones con la misma inyección. Las bondades de este tipo de tinta están a la orden del día en comparación con la de colorantes, ya que por ser más duradera para imprimir, también lo son en las impresiones, es decir, sus colores se quedan por mucho más tiempo que otro tipo de tintas, teniendo en cuenta el tipo de papel que se utilizó para la impresión. La tinta con pigmentos, son hechas con partículas de colores que están independientes en cada uno de ellos, esto les permite durar más tanto en el cartucho como en el papel. Este tipo de inyección es resistente al agua y a la luz, debido a que lo mezclan con un poco de líquido que lo vuelve potente. Con respecto a los colores, el brillo de la tinta de colorante será diferente a la de los pigmentos, aunque no sean tan activos, los colores saldrán con muy buena calidad y duración. Lo importante y recomendable al imprimir con este tipo de tintas, es que se deje secar por un tiempo antes de tocarla o moverla, ya que se puede dañar la impresión.

 


Tintas sólidas:

Los estudios con respecto a las tintas no han parado, mientras lanzan nuevas impresoras al mercado, las tintas también se han reinventado. El resultado es este tipo de tinta, sólida, hecha con aceites vegetales, y materiales que tienen un parecido a la cera para que, una vez plasmada en el papel sean más duraderas que otras. Se le dice sólida, porque este tipo de cera, se derrite una vez que se quiera imprimir y allí es cuando irá al papel. Este tipo de tinta, a diferencia de la de colorantes, no se absorbe sobre el papel, sino que se quedan encima del mismo para que la duración sea mucho más prolongada y su calidad se mantenga con el tiempo. Este tipo de tinta tiene una combinación de las características positivas de la tinta de colorantes y pigmentos, ya que puede ofrecer colores brillantes y también mantenerlos por años sobre el papel. Como son hechas con bases naturales, no afectan al medio ambiente, y no necesitan el cartucho característico de plástico que solemos utilizar. Lo negativo de este tipo de tintas es que su facilidad de encontrarse es complicada, ya que no muchas marcas las tienen a la venta y su precio puede ser alto a comparación de las nombradas anteriormente.

La tinta sólida de xerox es un ejemplo a la innovación

La tinta sólida es la menos conocida y menos utilizada del mercado. Por el momento en España es solo utilizada por la marca Xerox en sus modelos ColorQube, difíciles de comprar y difíciles de pagar…

Pero como que conocer no ocupa lugar ni vale dinero os explicamos también aunque sea por curiosidad que es esto de la tinta sólida.

La calidad de color producida por la tinta sólida es realmente buena y su durabilidad también. En parte esta gran calidad subyace en que no es una tinta que penetre en el papel sino que es más bien una cera que permanece enganchada encima, no se mezcla sino que se diposita enciama. Se vende en barras o tubos según modelo de máquina, y una de las grandes mejoras es que se puede recargar la tinta mientras la máquina está trabajando, pensemos que estas máquinas están pensadas para grandes rendimientos industriales o de empresa. Imprime sobre cualquier base de papel incluso en papel reciclado.

La tinta sólida evidentemente no tiene una base acuosa o sintética como las otras tíntas sino que su base es un polímero con base resinosa, muy parecido a las ceras escolares. Una vez dentro la máquina es cuando pasa de tinta sólida a tinta liquida para inyectarse y posteriormente se vuelve a secar para quedar posado encima de nuestra impresión. Una de las grandes mejoras que aporta es que no tiene envases que desechar ni piezas movibles ni chips, son limpias y una vez puesto en la máquina no hay nada que desechar.

 

Tintas de imprenta

– Otro tipo de tintas pueden ser las que utilizan las grandes industrias para actividades especiales. Esas son hechas con compuestos orgánicos, lo que las convierte en las más resistentes. Estas son las que se utilizan para la impresión de trabajos de imprenta como calcomanías, pendones, anuncios. Son resistentes para que no se afecten con el tiempo, ni con el sol que deben soportar.
Las tintas irán avanzando junto a la tecnología, por ahora recordemos utilizar las que más le convenga a nuestra impresora.

 

Motivos por los que la tinta de las impresoras resulta tan cara

La queja es extendida por los usuarios, ya sean empresas u hogares. Nos referimos al precio de la tinta de las impresoras, unos comentarios que son comunes entre los clientes a la hora de valorar estos productos, y que es especialmente significativo en el caso de las tintas de las marcas fabricantes, mucho más caras que los cartuchos de tinta reciclables.

Hasta hace pocos años las marcas generalistas habían copado el mercado con sus productos, hasta que surgieron los modelos alternativos y con ellos, un nuevo nivel de competencia en lo que respecta a la compraventa de tinta para impresoras. Porque, si unos podían fabricar este producto a precio más barato, ¿por qué seguir pagando más? El giro hizo que muchos clientes optasen por los nuevos formatos, que tuvieron como consecuencia una lluvia de alertas por parte de las marcas originales, debido a la posible amenaza que estos nuevos formatos podían generar en los aparatos de impresión.

Sin embargo, y al constatar que los clientes continuaban adquiriendo cada vez en mayor proporción cartuchos de tinta reciclados, los fabricantes de cartuchos originales han dado un vuelco a su estrategia, explicando los beneficios de la tinta original frente a los sucedáneos. Así, y a pesar de su alto precio, desde la compañía HP han reconocido el alto coste de este producto, aunque han justificado su precio en que se trata de un producto que se ofrece a menor valor que otros líquidos relevantes, como el perfume o el champán.

De hecho, según los cálculos de la compañía, a lo largo de toda su vida, los usuarios gastan, de media, 159 litros de tinta. Para ello, esta forma sostiene que ha invertido entre tres y cuatro años para el desarrollo de una nueva fórmula de tinta, a partir de la que llevarán a cabo 1.000 prototipos de cartucho. Un sistema de tinta perfecto, según sus palabras, que hará ahorrar al usuario para de la inversión que llevan a cabo a lo largo de la vida útil de sus productos de impresión.

¿El motivo? La eficiencia de los mismos. Y es que HP señala, según un estudio de la firma Quality Logic, que los cartuchos de tinta de su marca ofrecen un volumen de impresión 34 puntos por encima de las tintas compatibles, y que las impresiones cuentan con una vida útil hasta 50 veces mayor con este tipo de productos frente a sus competidoras recicladas.

De hecho, aseguran, la tinta original únicamente falla en un 1% de los casos, frente a un índice de satisfacción del 50% de las rellenadas. Aunque son solo estimaciones de una marca. Asimismo, recuerdan que las gotas microscópicas de su tinta viajan a una velocidad de 50 kilómetros por hora en el proceso de impresión, hasta 36.000 veces por segundo.