Errores al navegar

Errores al navegar

Viernes. Tres de la tarde. Tu jefe te ha pedido que le busques en Internet un artículo sobre “las 10 mejores formas de evadir impuestos” a saber para qué oscuros fines. Esta búsqueda es lo único que se interpone entre tú y un merecido descanso en la casa del pueblo. Lanzas la ─puede que no tan─ inocente consulta y… ¡Maldición! La página no carga. ¿Te ha saboteado el Ministerio de Hacienda? ¿Un castigo kármico? ¿Se han confabulado los dioses primigenios para fastidiarte el fin de semana?

Tranquilo, lo más probable es que simplemente se te haya ido la conexión a Internet, pero sea cual sea el problema aquí te mostraremos los motivos más comunes por las que es posible que no te cargue la página web y sus soluciones. Excepto si los dioses primigenios están cabreados contigo, para eso no tenemos solución…

El temido error 404

Este mensaje no necesita presentación. Seguro que te lo has encontrado más de una vez, y sentimos decirte que a no ser que te recluyas en una isla desierta sin conexión a Internet te lo vas a seguir encontrando a menudo. Las razones por las que este error puede aparecer son varias. Veámoslas.

Conexión internet interrumpida

Este error aparece cuando una página no ha sido capaz de cargar, por el motivo que sea. La razón número uno es que tu conexión a Internet se haya visto interrumpida por alguna causa. En primer lugar comprobaremos si este problema afecta a más equipos. Si estás accediendo a través de wifi mira si puedes conectarte a la red en otro dispositivo (un móvil, una consola, la tele). Si no hay wifi o estamos directamente conectados a través del cable ethernet habrá que mirar si las luces del router están encendidas. Si no lo están (o solo está la de la corriente) prueba a reiniciar el router desconectándolo de la corriente durante unos pocos segundos y volviéndolo a enchufar, dándole un par de minutos o tres de margen para que pueda volver a “engancharse” a la red. Si con el reinicio no se soluciona el problema es hora de llamar a la compañía proveedora del acceso a Internet.

Si el router no tiene ninguna luz encendida puede que se haya quedado frito: si has tenido un apagón en casa por una tormenta o similar es más que probable que te haya ocurrido esto. Si el router parece funcionar bien o el problema solo lo tienes en ese equipo (funciona bien el wifi en otros dispositivos, por ejemplo) el problema puede no estar en la propia conexión. Para comprobar si tienes conexión a Internet (te cargue o no la página en el navegador) prueba a hacer esto. Abre una consola de comandos (escribe “CMD.exe” sin las comillas dentro de la cajetilla de Ejecutar en el botón de Inicio de Windows o busca “CMD” directamente) y teclea esto: “ping www.google.es”. Si aparece el mensaje “tiempo de espera agotado para esta solicitud” definitivamente no tienes acceso a Internet y tendrás que probar con los métodos anteriores.

Si parece que dispones de acceso a Internet puede que el problema sea más simple. Quizás la página ha dejado de existir. Pregúntale a otra persona si puede acceder a ella.

La página no carga o carga mal

Una vez descartados los problemas anteriores es hora de analizar el navegador. Si la página no funciona (o funciona mal) prueba en otro navegador web. Internet Explorer tiene el dudoso honor de ser el navegador que menos cumple los estándares de la W3C, particularmente en sus versiones más antiguas. Esto hace que mucho código “bien construido” no cargue bien en el IE y al contrario, que haya páginas con código diseñado exclusivamente para el IE y que otros navegadores traduzcan mal (sobre todo páginas gubernamentales, cuyo estándar de uso sigue siendo el IE). Prueba a tratar de cargar la web en otro navegador (Chrome, Firefox, Opera) a ver si va bien.

Archivos en la caché

En otras ocasiones el problema puede venir por archivos almacenados en la caché, y nada como limpiarla para que vuelva todo a la normalidad. En cada navegador esta opción estará en un lugar diferente, pero trata de buscar “eliminar historial de navegación” o “borrar caché” dentro de algún menú. Una vez dentro asegúrate sobre todo de eliminar las cookies, pequeños archivos que guardan datos de acceso y configuración a las páginas que visitas. Unas cookies antiguas o corruptas pueden hacer que se cargue mal una página. Eso sí, al eliminar las cookies todas tus webs volverán a cargar desde el principio. Una alternativa para cargar una web en su totalidad ─cookiesincluidas─ consiste en presionar a la vez la tecla “control” y F5. Esto asegura que se recargue la web en su totalidad.

Versiones de Java o Flash antiguas

Otros problemas pueden ser la ejecución de complementos o scripts en la web. Si tu versión de Java o Flash está obsoleta puede que ciertos elementos multimedia no se lleguen a cargar o se carguen incorrectamente. Mantente actualizado. Y, en la medida de lo posible, huye de las extensiones del navegador a no ser que provengan de una fuente confiable y te sean imprescindibles para tu navegación.

Errores 403, 500, 504 y 509

Si te conectas a la red a través de un proxy (por lo general en empresas, universidades, etc.) asegúrate de que está correctamente configurado. Y al contrario, si te conectas desde tu casa asegúrate de no utilizar ningún proxy. Si te conectas a un sitio web seguro (https) puede que necesites una clave de acceso antes de ingresar. Si no la tienes surgirá el hermano pequeño del error 404, el error 403. Y si el error que te devuelve comienza por cinco (los más comunes son el error 500, el 504 y el 509) el problema no es tuyo sino de la página o el servidor, así que poco podrás hacer.

No puede cargar la página

Algunos navegadores son auténticos monstruos devoradores de RAM. Si una web se queda “pensando” sin terminar de cargar puede que no haya memoria suficiente para ella (un Firefox repleto de plugins y sobre todo Chrome son conocidos consumidores de memoria). Toca mejorar el ordenador o cambiar a un navegador más amable con los recursos. O puede que la propia página tenga mal escrito su código y haga que se quede continuamente en un bucle de consumo infinito.

Se abren ventanas solas…

Por último toca hablar de virus y malwares varios. Si se abren aleatoriamente ventanas con publicidad, se modifica tu página de inicio del explorador, ves que el consumo se dispara o cualquier otro síntoma que induzca a sospecha pasa un antivirus al ordenador. Las páginas web son tanto el vector de infección como la víctima propiciatoria predilectos de los virus, así que deshazte de ellos. Y por último, si al entrar en determinadas páginas observas que todo el ordenador se ralentiza puede que se esté utilizando tu capacidad de cálculo para “minar” criptomonedas (siendo Bitcoin, Ethereum y Monero las más conocidas, aunque existen decenas más). CoinHive ha sido un programa particularmente insidioso los últimos meses, estando presente en multitud de páginas web. Instala una extensión como “No Coin” o “minerBlock” y evitarás que te vuelva a suceder esto.

Errores al navegar
5 (100%) 1 vote

Be the first to comment on "Errores al navegar"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*