Las impresoras más curiosas

Las impresoras más curiosas

 

El sector de las impresoras ha evolucionado notablemente desde la aparición de las impresoras matriciales. De hecho, parece que no queda ninguna superficie en la que se pueda reproducir una imagen. Es por ello que a continuación repasamos algunas de las impresoras más curiosas que existen en el mercado.

Uno de los ejemplos más paradigmáticos en este sentido es el que protagoniza la impresora Zuse Toast Printer. ¿El motivo? Como su nombre indica, se trata de un producto con el que el usuario puede imprimir imágenes en las rebanadas de pan de su desayuno o merienda.

 

El invento está inspirado en las impresoras matriciales, para lo cual utiliza un sensor óptico que “imprime” en el pan imágenes de 12 x 12 píxeles de resolución. Asimismo, la impresora tiene capacidad de guardar en su memoria hasta doce imágenes diferentes. De momento solo es un prototipo, por lo que su llegada al mercado convencional se hará esperar un tiempo.

Sin salir del universo de la alimentación analizamos la impresora EggDrawer, con la cual el usuario es capaz de imprimir la imagen que desee en la cáscara de un huevo. Esta impresora funciona a modo de rotulador, con el cual se dibujan las imágenes sobre la superficie de la cáscara. El complemento perfecto para el anterior modelo que acabamos de analizar.

 

EggDrawer

EggDrawer

 

Por su parte, Casio ha desarrollado una impresa USB, a partir de la cual el usuario es capaz de imprimir etiquetas de todo tipo, desde carpetas a CDs y DVDs. Para utilizarla, únicamente hace falta conectarse a través de un puerto USB al ordenador y este aparato de manera autónoma llevará a cabo su trabajo. Además, cuenta con un proceso sencillo de instalación y ocupa un pequeño espacio.

¿Es posible imprimir cables y tubos? Con el nuevo modelo de Canon, sí. En concreto, esta empresa ofrece imprimir estos dos elementos, además de llevar a cabo también trabajos de impresión de etiquetas y rótulos. En concreto, este producto tiene una pantalla LCD con una resolución de 300 DPI para impresión y trabaja en una velocidad de 75 cm por minuto.

 

 

Pero si eres de los que te va la marcha, o tienes a una jovencita entre tus familiares o conocidos, no esperes más y regálale la Barbie Fingemail Printer. Como su nombre indica, se trata de una impresora que imprime la imagen que uno desee en sus propias uñas. Un trabajo que se hace de manera automática aunque antes el usuario necesita poner una capa de base clara sobre la uña y esperar entre 15 y 20 segundos.

 

Llegados a este punto lanzamos la siguiente pregunta: ¿Es posible imprimir nuestra comida? Las impresoras 3D investigan desde hace tiempo este aspecto y ahora conocemos sus primeros resultados prácticos. En concreto, hablamos de Fabahome, impresora que logra  imprimir masas y bizcochos además de hacer coberturas.

 

Las impresoras más curiosas

Sorprendente y ecológica es, asimismo, la impresora Tiger Stone, la cual es capaz de imprimir 400 metros de calle diarios. Se trata de un aparato que requiere, no obstante, del trabajo de tres trabajadores. Un invento que está siendo usado para crear calles en haciendas y lugares privados y no opera en calles ni avenidas todavía. La máquina es obra de un proyecto holandés que está proponiendo otra idea para las carreteras, sustituir los camiones pintura por piezas premoldeadas que se acoplan entre sí y son pegadas al suelo.

 

 

Pero la más sorprendente es, sin duda, la impresora que es capaz de imprimir una oreja de silicona. La idea procede de una universidad de Estados Unidos para la cual utilizaron una impresora 3D, lo que puede representar una gran evolución en al área de trasplantes. El equipo ahora trabaja en la creación de válvulas cardiacas sintéticas usando el mismo sistema.

Las impresoras más curiosas
Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*