Qué supone comprar una impresora de segunda mano

Una de las consecuencias que nos trajo la crisis económica es la reducción del gasto que destinamos a partidas necesarias de nuestra cotidianeidad y trabajo, siendo una de ellas el material de oficina.  Aunque por suerte estamos en plena recuperación, por un lado seguimos con las reminiscencias de ese ahogamiento económico, y por otro hemos aprendido a no malgastar, puesto que no se sabe nunca lo que nos depara el futuro.

Así, son muchos los consumidores que compran impresoras de segunda mano, especialmente para utilizar en sus empresas y oficinas. Este hecho es mucho más común y frecuente de lo que a primera vista puede parecer, hecho no menos diferente a la situación que se produce tras invertir tanto en la impresora y darnos cuenta que tambien tenemos que pagar el resto de componentes y periféricos de la misma, como pueden ser las fuentes de alimentación necesarias. Muchas veces nos puede ocurrir que después de hacer el dispendio son frecuentes los problemas nada más iniciar las primeras impresiones.

Por eso, conviene llevar a cabo un proceso previo de búsqueda de impresoras de segunda mano que cuente con unos elementos específicos, de modo que cuando uno vaya a realizar la compra no se encuentre con sorpresas de último minuto y sea peor el remedio que la enfermedad.

Qué tipo de impresora necesitamos.

Una de las principales decisiones a las que nos enfrentamos cuando compramos una impresora es determinar el modelo que más se aproxima a nuestras necesidades, gustos e intereses. En el mercado existen varios tipos de impresoras, cada una con sus características propias, motivo por el que a continuación esbozamos los principales rasgos de los dispositivos que configuran cada uno de estos grupos, y podamos hacer nuestra primera criba sabiendo realmente lo que necesitamos.

Impresora láser

Las impresoras láser, engloba los modelos más vendidos en los últimos meses.  Su característica más destacada es la rapidez con la que realiza las impresiones. Ello se debe a los mecanismos a través de los cuales se configura este periférico: un tambor fotoconductor que se encuentra unido a un depósito de tóner y a un haz de luz tipo láser. De esta manera, si lo que queremos es imprimir en blanco y negro sólo necesitaremos un tóner mientras que si nuestros trabajos son a color precisaremos cuatro. La segunda gran característica de las impresoras láser es la calidad de los trabajos finales que realiza. Esta cualidad hace que este tipo de periféricos se conviertan en los más adecuados para las oficinas.

Impresora inyección de tinta

Si lo que quieres es una impresora casera, que no genere mucho dispendio de dinero, tanto en la compra de la máquina como en la compra de los cartuchos,  siempre podréis optar por las impresoras de inyección de tinta, basadas en la tecnología de chorro de tinta. Su configuración y resultados hacen de ella el periférico más demandado entre los usuarios domésticos. Ello se debe a que su precio de venta es altamente competitivo y, a su vez, el mantenimiento no resulta dificultoso. También hay que sumarle su fácil manejo, puesto que es utilizada por todos los miembros de una misma familia, con diferentes fines, es importante que sea de facil control. Como en el caso de las impresoras láser, las de inyección de tinta también pueden realizar trabajos de impresión de gran calidad, aunque usualmente con un poco más de tiempo. Y aunque seamos impacientes, usualmente tampoco nos viene de unos segundos más.

Impresora matricial

Dentro del mercado existe un tercer tipo de impresoras. Se trata de las impresoras de matriz de puntos. La tecnología en la que este dispositivo se basa es la decalcación. Estas son las primeras impresoras que aparecieron y se colaron masivamente en hogares y empresas, puesto que no habían otras con las mismas disponibilidades.  De este modo, la impresión únicamente se produce cuando una rueda de caracteres o una aguja impacta contra un espacio impregnado de tinta. Se trata de una opción realmente poco utilizada en la actualidad y se destina principalmente a impresiones de trabajos especializados del mundo financiero y empresarial.

Plotter

Finalmente, la última categoría está constituida por los plotters. Su uso se limita a actividades concretas, fundamentalmente derivadas del sector de la publicidad. Grandes cartelerías, o dibujos de una calidad excepcional. Estas impresoras usualmente de tinta liquida normalmente se utilizan para impresiones de dimensiones extensas.

Qué tener en cuenta antes de comprar impresoras de segunda mano.

Así, se deben tener en cuenta algunos aspectos con respecto a las impresoras procedentes del mercado de ocasión. En primer lugar, que se vea y constate el funcionamiento del equipo antes de comprarlo. De la misma manera, también es de importancia capital que nosotros sepamos que tipo de consumible utiliza así como si estos vienen incorporados al equipo, o por el contrario hemos de comprarlos a parte, y si los tuviera el grado de carga de los mismos.

Precio consumibles

Este ítem es muy importante, esto determinará varios condicionantes a la hora de comprar la impresora de segunda mano pues el precio de los consumibles inclinará la balanza hacia uno u otro lado y en muchos casos os daréis cuenta de que es mejor optar por una impresora nueva y recién llegada del fabricante y otras veces todo lo contrario. Es importante comprobar que utiliza consumibles baratos.

¿Tiene cabezales?

En esta misma línea, es importante que os aseguréis de que la impresora lleve incluida tanto la fuente de alimentación como los cables de corriente, que en muchas ocasiones son difíciles de obtener. En el mismo sentido, para las impresoras de tinta, es importante que al buscar en el mercado de ocasión compremos una máquina de las que no llevan cabezal de impresión incorporado a la impresora pues con toda seguridad se encontrará abandonado y la máquina no funcionará, aún haciendo decenas de limpieza de cabezales.

Ten en cuenta los recambios

Finalmente, para aquellos que estéis interesados en comprar una impresora de alta gama de segunda mano, es importante que tengáis en cuenta el estado general en que se encuentran estos equipos, pues si bien muchas veces proceden de los cambios rutinarios que realizan grandes empresas y resultan muy útiles, y salen muy bien de precio, en otras ocasiones obligan a sustituir un gran número de componentes, por lo que conviene más comprar una nueva que tener que hacer frente al pago de todos los recambios.

Si tienes en cuenta estos factores, comprar máquinas de impresión de segunda mano te puede salir muy a cuenta, puesto que en muchos casos las impresoras tienen muchas más vida que la que le dieron. Pero lo dicho, ojo con lo que compramos.

1 Comment on "Qué supone comprar una impresora de segunda mano"

  1. Lorenzo PEÑA PEÑA | 3 Agosto, 2017 en 12:17 am |

    Gracias por este comentario e informacion sobre compra de impresoras de segunda mano y la inmensa mayoria con los que A4Toner sobre diversos temas nos obsequia periodicamente.
    Gracias.

Los comentarios están cerrados.